De Vacaciones con Chicas Lesbianas

Me fui una semana de vacaciones a Barcelona con unas amigas, pero nunca logramos salir del piso a conocer la ciudad porque terminamos enrolladas en una orgía lesbica.

vacaciones con chicas lesbianas

sexo lesbianasEl fin de semana pasado me fui con unas amigas a Barcelona, alquilamos un piso y nos preparamos para disfrutar de toda la marcha y el clubbing. Con lo que no contábamos era con que nos diera por enrollarnos entre nosotras.

 

Llegamos muy cansadas del viaje y nos fuimos a descansar. Cuando nos levantamos, sentimos que había una tensión rara en el ambiente. Comimos algo, y nos preparábamos para empezar nuestro día de visita por la ciudad, cuando una de las chicas encendió el televisor y nos encontramos con una película porno. Alguien la había puesto a propósito en el DVD, o sencillamente se la dejaron los antiguos inquilinos, nunca lo supimos. Nos miramos con caras cómplices y pícaras para intentar disimular que nos poníamos cachondas. Una de ellas (será la que trajo el DVD?) empezó a tocarse. Sentada a la mesa, simplemente abrió sus piernas y se metió mano por adentro del pijama.

Algunas nos reímos de la situación, pero ninguna quitó la película, sino que por el contrario, podía leer en las caras de mis amigas que todas estaban poniéndose calientes, y yo también. Una de ellas se puso de pie y se acercó por detrás a la que estaba masturbándose en la silla y comenzó a besar y acariciar su cuello. Luego le cogió las tetas y empezó a acariciarlas suavemente y con movimientos circulares.

chicas lesbianas

Mi otra amiga y yo dejamos de ver la película y empezamos a mirarlas a ellas. Me ponía mucho más caliente ver a mis amigas manosearse, que la película misma. Ya sentía como mi coño se humedecía y mis pezones se ponían duros y sobresalían de mi camiseta. Con ese nivel de excitación, no dude en sumarme a mis amigas.

Me subí sobre la mesa y todas comenzaron a desvestirme, mientras me tocaban muy lentamente, enseguida estábamos todas desnudas, besándonos y acariciándonos. Una de ellas bajó hasta mi coño y comenzó a lamerlo muy suavemente, mientras las otras dos besaban y chupaban mis pezones. Yo estaba muy excitada, acostada sobe la mesa, a merced de las manos y lenguas de mis amigas, no podía creer que fueran mujeres las que me estuvieran dando tanto placer.

mujeres lesbianasMi coño chorreaba y yo imploraba que por favor me penetraran. Una de ellas cogió un plátano, le puso un preservativo y lo hundió muy profundo en mi coño. Recuerdo que no podía parar de gemir, mientras me introducían duramente el plátano en el chocho, continuaban lamiéndome y besando mis tetas y todo el cuerpo. No tardé mucho en venirme, sentí toda y cada una de las contracciones de mi coño abrazando el plátano. Pude sentir que mis jugos goteaban sobre la mesa, mientras mi cuerpo se arqueaba en un orgasmo largo e intenso.

Cuando acabaron conmigo, fue el turno de la siguiente, y de igual manera le dimos placer hasta hacerla explotar. Cuando ya todas nos habíamos venido, volvimos a empezar. No hubo sitio, ni momento, ni instrumento en ese piso que no hubiese pasado por nuestra orgía lesbica. Una pena no haber conocido Barcelona, pero yo creo que mejor no lo pudimos haber pasado.

Para descargar películas de chicas lesbianas, haz click aquí . 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *