Fantasía argentina

Cuando llegue de Argentina todos me querían follar!

follando-sobre-la-mesa

A un simple comentario de un amigo como “cógela, que está sobre la mesa” disparaba en mi retorcida cabeza las situaciones más calientes que jamás había imaginado y sin poder impedirlo, comenzaba a sentir el calor y la humedad entre mis piernas. No podía evadirlo: las imágenes de mi amigo follándome sobre una mesa se podían ver en mis ojos. En estas situaciones todo se vuelve lento, mis movimientos y el de las demás personas. Son segundos que a mi me parecen largos minutos de lujuria y sexo desenfrenado. Cualquier intento por contener el torrente pornográfico que empieza en mi mente es prácticamente imposible!

Será que también soy un poco paranoica, pero en ciertas situaciones parece que los hombres ven mis pensamientos. Ofreciéndome de una bandeja, el novio de mi mejor amiga me pidió “Cógela con la mano”: mis fantasías vuelan, y sin poder contenerme veo tan nítidamente, como si estuviera ocurriendo delante de mis ojos, cómo le levanto la falda a mi amiga y le meto mano por debajo de la braga para llegar a su coño y la follo con los dedos, hasta hacerle llegar a un sin fin de orgasmos celestiales.

 

falda

 

“Coge el que más te guste” me dijo un compañero de trabajo mientras esperábamos que llegue el elevador. Y por supuesto mi mirada más caliente se depositó en el tío más guapo que tenia alrededor y otra vez mis fantasías se proyectaron. De pie, en el ascensor lleno de gente comencé a frotar y desabrochar su bragueta sin importarme en absoluto las miradas atónitas del resto. En pocos segundos su polla estaba bien tiesa y jugosa para que me la metiera sin mas, mientras me apoyaba contra el espejo del elevador.

sexo-en-elevador

Se que es muy extraño, nadie lo comprenderá, pero así vivo: docenas de veces por días experimento estas situaciones y se que es malo para mi no poder hacer nada con respecto a ello. Mientras tanto estoy esperando que alguien me ayude a concretar estas fantasías que no me dejan otra opción que llegar a un lugar “seguro” y tocarme solita.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *