Fantasía con Lesbianas

Fantaseo con lesbianas, pero nunca creí que iba a tener la posibilidad de vivir tan de cerca una situación tan caliente como la que les voy a contar.

mujeres lesbianas

chicas lesbianasTrabajo en una discoteca en una zona muy céntrica, y si bien, el club no es reconocido como lésbico, es frecuentado por algunas parejitas de chicas. Me cuesta mucho trabajar ahí, no porque no me guste mi trabajo, sino porque mi debilidad son las lesbianas.

No me considero lesbiana, porque nunca llegué a tener sexo con una mujer, pero me calienta mucho ver que a las chicas que saben disfrutar de otras chicas. Me encanta verlas seducirse, besarse, lo hacen con mucha delicadeza y disfrutan muchísimo por cada segundo que sus cuerpos entran en contacto. Mis compañeras saben que los días en que vienen “mis chicas”, como yo es digo, termino mal, muy excitada, atontada, con todos los síntomas de una pajera insatisfecha.

El jueves pasado llegaron a la barra, casi en forma simultánea, dos parejas de chicas: unas no deberían tener más de 18 y las otras casi 30. Las nenas empezaron por besarse, muy espontáneamente, a lo que luego le siguieron las otras, que ya mas desinhibidas se hicieron algunas caricias por debajo de la ropa. Yo no podía apartar la mirada de esos labios rosados y carnosos que se encontraban con tanta intensidad; y de esas manos acariciando los muslos de la compañera. Tuve el descuido de que una de mis compañeras me viera meter la mano dentro de mi pantalón y tocar mi coño humedecido “no empieces aun, te tenemos preparada una sorpresa” me dijo mientras sonreía.

La noche pasó bastante rápido, ya estábamos cerrando el local cuando se acercó una de mis compañeras por detrás y me vendó los ojos, mientras me preguntaba si estaba lista para disfrutar.

sexo lesbico

Cuando ya teníamos la discoteca entera a nuestra disposición, pusieron la música y me quitaron las vendas, lo primero que vi fue a mis compañeras besándose muy profundamente. Estaban escasamente vestidas y se deshicieron rápidamente de lo que llevaban puesto. Una de ellas se echó sobre la tarima y la otra comenzó a pasarle la lengua por el coño. Abría sus labios con la punta de la lengua y me miraba de reojo mientras y me dijo “puedes mirar pero no tocar”.

No podía creer lo que estaban viendo mis ojos, estas dos chicas con las que siempre había fantaseado estaban montándoselo para mi en el escenario de la discoteca donde trabajabamos! Mientras miraba como cambiaban de posición, metí la mano por dentro de mi pantalón y empecé a pajearme. Una se ponía de cuatro patas para que la otra pudiera lamerle también el culo; y mientras hacía círculos con uno de sus dedos sobre el clítoris de su amiga, se metía dos dedos en el coño, si parar de gemir.

Que caliente me ponían esas perras! No paraban de lamerse los coños mutuamente, estaba tan cerca de ellas que podía ver la saliva que dejaban sus lenguas contorneando los labios de sus coños, podía distinguir sus fluidos vaginales y verlos correr fuera de sus conchas. Yo estaba a punto de estallar, pero no quería correrme para poder seguir disfrutando de ese momento único.

sexo lesbianasSeguía masturbándome, me quité los pantalones para poder pajearme fuertemente, frotando mi clítoris con toda mi mano. Sentada en un taburete, me imaginaba que podía deslizarme entre ellas para que me lamieran el coño como lo hacían entre ellas, y frotaba mis pechos que estaban con los pezones en punta. Ellas seguían lamiéndose y metiéndose los dedos bien dentro de sus coños. Pude ver como disfrutaban punteando con sus deditos en el ano.

Cuando no pude más, y dejando mis jugos sobre el taburete, me corrí con un gemido ahogado. Ellas siguieron frotándose durante un tiempo más. Hasta que se vinieron al unísono en una orgasmo espasmódico y muy intenso.

Verdaderamente, nunca me imaginé tener la suerte de presenciar menuda situación y poder disfrutar, yo sola, de lo que mis compañeras me regalaban. No pude contarle esto a mis compañeros de curro, y menos a mis amigas, pero he encontrado la manera de inmortalizar este gran momento de mi vida y es escribirlo para que todos los sepan.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *