Fantasías de Sexo en el Avión

Cada vez que estoy por coger un vuelo, las fantasías de follar en el avión me invaden.

sexo en el avion

sexo en el avionSiempre me gustaron los uniformes, los hombres de traje, que se pasean por los pasillos del avión viendo que todos estemos satisfechos con el servicio que se brinda. Yo me reconozco como una mujer muy atractiva pero, sin embargo, ninguno ha intentado ligar conmigo, y tal vez eso sea lo que me produce más morbo. El hecho de que estén allí para servirme en lo que yo necesite, me hace fantasear. Imaginarme que puedo arrinconarlos y tocar sus paquetes uniformados hace que se me moje el coño.
Me gusta fantasear que los seduzco enseñándole las piernas, o arremangándome la falda para que puedan entrever mi coño. Me encantaría poder sentir que sus pollas se endurecen debajo de sus pantalones de uniforme y que me rocen con ellas al pasar junto a mí.

A veces me imagino que me llevan a la cabina del piloto para follarme entre varios: esa es la fantasía que más me pone. Me encantaría poder mamarle la polla a un comisario en pleno vuelo, mientras los pilotos nos miran y se pajean. Otro se suma y mientras se la chupo al comisario, uno de los pilotos me entierra su pedazo de carne en el coño, haciéndome suspirar de placer. Me arremeten con fuerza, mientras siento las pollas en mi cuerpo. El que tengo por detrás acelera su ritmo para terminar corriéndose en mi culo y en que tengo por la boca suelta su leche en mis tetas.

sexo con el comisario

Mamarle la polla al piloto mientras vuela el avión es una de mis fantasías preferidas. Sentir el poder de tener su polla en mi boca y lamer su capullo mientras trabaja me pone muy caliente. Me encanta saber que tengo el control de su rabo, succionándolo lentamente, desde la punta hasta la base, lamiendo y chupando todo lo que entre en mi boca, y hacer que se corra en mi cara. Creo que el hecho de dejarme poseer por las personas que dirigen el vuelo es lo que me excita más.

sexo en el avionTengo que reconocer que la fantasía de un polvo en el servicio la tengo, de tanto en tanto. Pero últimamente fantaseo con ser pillados por una azafata mientras follamos en la cabina. Puede ser muy interesante sumarla a la orgía en pleno vuelo y obligarla a que me bese los pezones mientras los demás continúan fallándome desenfrenadamente. Levantarle la falda y descubrir para el resto de la tripulación su culo y su coño hambrientos de polla. Me excita mucho, pero a veces siento que eso me quita protagonismo en mis propias fantasías. Yo quiero a todos esos hombres de traje azul sólo para mí.

Cada vez que estoy por viajar, todas estas fantasías renacen en mi mente. El mes próximo tengo un vuelo de nueve horas y me encantaría poder hacer realidad alguna de todas ellas. Estén tranquilos, que si así fuera, os lo voy a contar.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *