Follando en Lugares Publicos

Siempre he sido una chica exhibicionista, y más ahora que mi novio actual es muy travieso y morboso. Esta vez veníamos tarde a casa en metro y en el vagón había poca gente. Una excelente oportunidad para tener sexo en lugares públicos. 

 chicas exhibicionistas

Estábamos sentados, mi novio y yo, uno al lado del otro. De repente él interrumpió la conversación, miró furtivamente hacia los lados recorriendo todo el vagón y sonrió con esa sonrisa pícara que ya le reconozco cuando alguna idea morbosa pasa por su cabeza. Nada más verle la cara supe que estaba pensando en tener sexo y eso me encendió. Por fortuna yo tenía puesta una minifalda muy cómoda que facilitaba las cosas.

 

 sexo en lugares publicos

Nos besamos intensamente y él metió su mano por debajo de mi falda; empezó a acariciarme el coño y yo a tocar su polla, que ya estaba tiesa, por encima de su pantalón. Cuando sintió mi chocho bien húmedo metió dos dedos en él y empezó a masturbarme. Yo me excité mucho y bajé a comerle la polla. Él seguía masturbándome mientras yo devoraba su polla con mucha ansia. El tren paró en una estación y las puertas se abrieron. De nuestro vagón salieron algunas personas. Nosotros nos detuvimos por un momento hasta que el tren empezó su marcha de nuevo. Yo me levanté y me senté en las piernas de mi novio dándole la espalda; con mis dedos puse a un lado mi braga e introduje su polla en mi chocho húmedo. El bamboleo del tren resultaba muy excitante. Mi novio me tomó por las caderas y tiró de mi con fuerza clavando toda su polla dentro de mi. Sentí su polla en mis entrañas y solté un gemido. Yo entendí que él quería que lo cabalgara con fuerza y eso hice. Comencé a arremeterle con mucha fuerza y a cada golpe se oía el choque de mis nalgas contra él. Mi novio subió sus manos hasta mis tetas y me las apretó con fuerza. Yo estaba muy caliente porque algunos cogieron sus moviles para hacernos fotos de sexo en lugares publicos.

 

 sexo en la calleEl tren volvió a parar; pero nosotros estábamos muy metidos en nuestro asunto. Yo casi estallaba y cuando el tren arrancó de nuevo hizo un movimiento muy brusco que me hizo caer de golpe sobre mi novio enterrándome toda su polla. Yo me quedé con su polla hasta el fondo y comencé a hacer movimientos circulares con mis caderas. Bajé mi mano hasta mi clítoris y empecé a tocarme. Mi novio estaba a punto de correrse y a mi aún me faltaba un poco. Seguí con mis movimientos de cadera, ahora hacia adelante y hacia atrás y mi novio explotó en un orgasmo con gritos reprimidos. Yo seguí moviéndome y masturbándome hasta que su polla se salió. Finalmente también tuve un orgasmo.

Cuando nos arreglamos y nos dimos cuenta de que nos habíamos pasado nuestra parada, tuvimos que bajar en la próxima parada y regresar en el siguiente tren, pero no me importó porque habia tenido mi primer experiencia de sexo en la calle. 

Compartir

One thought on “Follando en Lugares Publicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *