Follando Viejos

Me he hecho una experta en conquistar viejos. Ahora que se cómo son los viejos follando, la verdad hasta me están gustando… me ponen cachonda.

viejos follando

La primera vez que salí con uno fue porque me gustaba. Era muy simpático y la verdad es que no estaba nada mal. Me llenaba de regalos y eso era lo que más me gustaba.

La primera vez que estuve con él fue en un viaje que hicimos. Me llevó a Benidorm a un hotel de lujo. Yo sabía que el precio era follar con el viejo, pero no me importaba porque de verdad él me caía bien.

sexo con viejosCuando llegamos al hotel pidió un servicio de habitación con champagne. Yo me puse una lencería muy sexy que él me había regalado y él, por supuesto, se tomó sus respectivas pastillas de viagra. Yo nunca antes había tenido sexo con un hombre mayor.

Lo pasamos bien. Yo le di una sesión muy intensa. Le até las manos a la cama y me monté encima de él. Lo cabalgué con fuerza y cuando estaba a punto de correrse me detenía. Eso lo desesperaba. Yo disfrutaba mucho, no tanto por el placer que él me daba, sino por verlo desesperarse y sentir su corazón latiendo muy fuerte. En algún momento temí que fuera a darle un infarto; pero al final tuvo un orgasmo muy intenso.

 

viejos follando

 

Hubo una vez que no le dio tiempo de tomarse la viagra y yo me acerqué a comerle la polla. Tuve que esforzarme para que se le levantara, no es facil tener sexo con un hombre maduro; pero al final respondió. No quise desperdiciar la erección solo con una mamada y me puse a cuatro patas. Él había perdido un poco la erección pero logró metérmelo por el culo. Estando dentro volvió a empalmarse bien y me dio con fuerza por detrás. Yo masturbé mi clítoris y él me daba azotes en las nalgas al tiempo que arremetía con fuerza. Yo escuché sus gemidos y supe que iba a correrse; eso me encendió más y también me dispuse a correrme. Me sacó la polla del coño y se masturbó para correrse en mi culo. Yo me masturbé con más fuerza y me corrí casi al mismo momento que él. Estuvo bien, la verdad.

Pasamos esos días divirtiéndonos, él complaciéndome mis caprichos y también follando.

Después me aburrí de ese hombre y me busqué un chico más joven. Ya saben; un poco de carne fresca. Pero pronto me busqué otro hombre mayor; solo que esta vez estaba casado. Mejor así y no me daba demasiado el coñazo. La verdad es que los viejos follando son buenos amantes, solo que hay que darles un "enoujoncito" para que arranuen.

Para descargar una película de viejo y joven, haz clíck aquí.  

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *