Latinos y Negros Gays

Tengo debilidad por los hombres negros gay y chicos latinos, tengo que confesarlo.

latinos y negros gay

pollas negrasNo solamente por lo exóticos que se ven, sino por el tamaño de las pollas que portan y por lo buen amantes que son. Si han tenido oportunidad de follar con un negro o con un latino gay me darán la razón. Nacieron para el sexo, siempre están dispuestos y sus cuerpos ardientes lo piden constantemente.

Si voy de cruising me inclino por los lugares donde sé que voy a encontrar chicos latinos y negros gays. Las discotecas son mis lugares preferidos, porque propician el ambiente y además porque puedes verlos bailar y moverse; y vaya que un moreno danzando es arte. Llevan el ritmo en la sangre a tal punto, que hasta follando tienen un meneo de cadera que es único.

Hace cosa de dos años conocí a un moreno que me marcó a fuego. Sus padres eran brasileños y a pesar de haber nacido en Madrid llevaba la zamba en la polla. Cómo le gustaba follar a este tío! y además lo hacia con esmero. Tenía un cuerpo atlético y eso parecía que le daba más aguante, un polvo con este hombre nunca duraba menos de una hora. Yo terminaba muy satisfecho, pero cansado, y no me estoy quejando, por el contrario, desde entonces no he conocido a nadie que me folle así.

fotod de negros gays

Además de esa devoción por el sexo, tenía una polla negra gigante, que a veces me hacia pensar si es que su desenfreno en la cama estaba directamente relacionado con el tamaño de su miembro. Chupárselo era un privilegio, escuchar sus gemidos de placer al meterme su capullo rojo, y grande como un fresón, en la boca era música para mis oídos. Nos tomábamos mucho tiempo en el preludio, y eso es muy excitante. A él le encantaba lamer mi culo despacio, dilatarlo con su lengua y sus dedos, prepararlo para tremenda polla que venia luego.

latinos gayA pesar de que follábamos mucho, nunca pude acostumbrarme al tamaño de su polla desgarrándome el ano en cada arremetida. Su polla se sentía más intensa dentro mío con ese movimiento de pelvis muy latino, que comenzaba muy suave para acelerarse al final. A él le encantaba correrse en mi boca mientras se la mamaba; cuando ya estaba a punto, me la sacaba del culo y me la metía en la boca para llenarme de leche, que después de tanto follar salía en cantidades descomunales.

A partir de él no hago más que buscar pollones de hombres negros y latinos para saciar mi sed. Aunque follo mucho, nunca me acostumbro a las pollas tan grandes como la de los morenos, pero creo que eso es lo que me hace buscarlas.

Para descargar películas de latinos y negros gay, haz click aquí.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *