Me Follé a una Mujer Madura

Nunca creí que me follaría a la madre de mi mejor amigo Lucas, pero como soy un chico muy curioso y sediento de nuevas experiencias me fue muy difícil contenerme a las insinuaciones de esta mujer madura.

sexo con una mujer madura

como me folle a la madreMe gustan todas las mujeres, independientemente de su edad y su aspecto físico, pero vale la pena aclarar que esta mujer que apenas pasa los cuarenta, esta más buena que muchas chicas de mi edad que conozco. Tiene un culo súper trabajado en le gimnasio, y unos pechos que volverían loco a cualquiera. Sabe del cuerpazo que tiene, y lleva ropa muy sexy presumiendo de sus mejores atributos, pero últimamente parecía no importar tanto lo que llevaba puesto, sino lo que llevaba desnudo. Dejó de pasearse por la casa en ropa sexy cuando yo estaba presente, para ir en lencería.

La semana pasada fui a recoger a mi amigo porque teníamos un partido de fútbol y me sorprendí bastante al ver que su madre atendió la puerta en camisón un tanto transparente y medias de liguero. “Estaba esperando a mi marido, porque hoy es nuestro aniversario pero me acaba de llamar para decirme que no va a venir, parece que tiene trabajo atrasado en la oficina” me dijo mientras me hacia entrar. Estaba increíble, llevaba un camisón cortito, traslúcido con un escote muy amplio que dejaba ver sus pechos y el relieve de sus pezones en punta me hipnotizaban.

“Creí que eras Lucas que se olvidó las llaves sobre la mesa” dijo mientras intentaba cubrirse un poco con una bata de raso que cogió de encima del sofá; pero se la prendió tan floja que igualmente podía ver la excitación en sus pechos. “Ni se debe haber acordado que hoy es nuestro aniversario” me decía, mientras señalaba el sillón para que me siente. Noté que me miraba el paquete sin disimular, yo llevaba pantalón de deporte y no podía evitar que se viera llamativo el bulto entre mis piernas.

mujeres maduras

Pasaron diez segundos de silencio que me resultaron bastante incómodos, y como veía que mi amigo no aparecía, le pregunté a su madre donde es que estaba. Me dijo que había ido hace un rato a la casa de la novia, “parece que hoy le toca follar… si no ha vuelto a estas horas” me dijo echándome una mirada lasciva. Como no pensaba quedarme a esperarlo y llegar tarde al partido, me levanté para irme, pero apenas despegué el culo de mi asiento, la mujer se abalanzó sobre mí.

Me comió la boca desesperadamente, me metía la lengua muy profundo. Sus labios sabían a whisky y tabaco y eso me excitaba. Mientras la mujer madura me besaba me apretaba el paquete y mi polla se puso bien tiesa; mis manos se fueron deslizando por debajo del camisón para descubrir que no llevaba bragas. Tenia el coño húmedo, maduro, pero apretadito; podría habérmela follado en ese instante y sin más preludio; pero bajó con su boca hasta mi polla, la peló toda y empezó a mamarmela. Recuerdo que miraba sus manos, tenia las uñas largas pintadas de rojo, parecía que me la estaba chupando una actriz porno. Mientras tenia ese pensamiento me vinieron muchas ganas de correrme en su cara, pero quería tener sexo con una mujer madura, quería follarme a la madre de mi amigo.

sexo con una mujer maduraYo seguía recostado en el sillón y ella se sentó sobre mi polla que estaba por estallar y comenzó a follarme mientras se acariciaba los pechos que salían por el escote del camisón. Ella tuvo un orgasmo e iba por el segundo y yo estaba a punto de correrme también, cuando tocaron el timbre. “Lucas!” dijo y se fue rápido por las escaleras hasta su habitación.

Todavía empalmado y sin poder disimularlo bajo mis pantalones fui a abrir la puerta. “Mi madre, verdad?” Lucas preguntó al verme en ese estado y yo asentí con la cabeza. “Bien, pues ya solo le queda tirarse al portero y completa el equipo”.

Para descargar películas de mujeres maduras, haz click aquí.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *