Mujeres Asiáticas

Qué tienen las mujeres asiáticas? Las mujeres asiáticas están muy requeridas últimamente en lo que se refiere al sexo.

mujeres asiaticas

mamada asiaticaChinas, japonesas, coreanas, tailandesas, como en un momento fueron las latinas, ahora las mujeres del lejano oriente son las veneradas en la red. Pero qué es lo que les llama la atención a los hombres occidentales?

No se sabe a ciencia cierta, pero no es difícil de adivinar; hay varios motivos por los que los hombres occidentales se encuentran fascinados con las asiáticas. El ser humano se siente atraído, por definición propia, a lo que no tiene acceso. Esto, se combina perfectamente con el hecho de que las culturas asiáticas son totalmente distantes de cualquier occidental, y nos provoca mucha curiosidad. La diferencia racial hace que las mujeres asiáticas sólo se relacionen con sus compatriotas, y el hecho de que una hermosa china se fije en un hombre blanco, por ejemplo, que éste la pueda poseer, es más que un reto tentador para muchos hombres.

mujer asiatica

La imagen de las orientales, en general, es de timidez y retraimiento; muchas culturas asiáticas penan duramente a las mujeres que se muestran y se ofrecen sexualmente a quienes no sean sus maridos o futuros maridos. La mujer dentro de la cultura oriental juega un papel de sumisión, y esto hace que los hombres sueñen con la misma obediencia en la cama. En este aspecto, lo que a los hombres occidentales les produce morbo es la posibilidad de “corromper” la perfección de la mujer asiática.

chica asiaticaSeguramente lo más importante es el papel que inevitablemente las Geishas japonesas juegan en la adoración de las mujeres asiáticas. Aunque equivocadamente, muchos hombres ven a las Geishas como “prostitutas” de lujo, como expertas amantes que nacieron para satisfacer las necesidades sexuales de sus clientes. Nada más lejos de la realidad, pero mito poderoso, si los hay. Para agrandar la leyenda y como parte del amplio entrenamiento que reciben, las Geishas dominan el Aaiki que es una práctica milenaria por la cual tienen sexo con su “victima” hasta que queda completamente exhausto y a merced de ellas.

Lo desconocido, lo inaccesible, lo milenario es suficiente para que las mujeres asiáticas despierten tantas pasiones. La curiosidad “mata al gato”, dicen; pero en realidad más de uno terminó enamorándose de una oriental.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *