Parejas Infieles

Tengo una mujer amante desde hace ya unos meses. Antes creí que no iba a atreverme a serle infiel a mi esposa; pero ahora creo que todo hombre inevitablemente en algún momento querrá estar con otra mujer.

 sexo infiel

 

 esposas infieles

 

No se trata de que haya dejado de querer a mi mujer, sino de que necesitaba reafirmarme que todavía soy capaz de despertar algún deseo intenso en otra mujer y de complacerla.

A esta chica la conocí en un evento del trabajo. Es de esas chicas listas, sin prejuicios, a las que no les importa estar con un hombre casado; porque así no tienen quien les de problemas a ellas o se les esté enganchando. De esas a las que las otras mujeres llamarían una cabrona.

Ella supo desde el principio que yo era casado y no le importó. Solo quería pasárselo bien y me imagino que también le daba morbo eso de que mi mujer me estuviera esperando en casa mientras yo estaba con ella. Ahora me sorprende la frialdad con la que hablo de esto.

fotos de amantesElla vive sola en un piso y ahí es donde nos vemos cuando yo la llamo. La chica es una tigresa en la cama. De verdad sabe como complacerme y es muy sensual. Siempre me sorprende con alguna lencería nueva o con un juego distinto. Hasta tiene juguetes sexuales. Parece que ser amante de hombres casados fuera su oficio. En realidad creo que ya ella lo había hecho antes; y hasta puedo decir que fue una  de las mujeres infieles, aunque ahora me parece que solo está conmigo, o por lo menos eso me hace creer; porque hasta ahora siempre que la busco está disponible para mi. Yo me lo paso bomba; pero siempre me voy a la hora adecuada para no tener problemas con mi esposa. Esto le causa molestias a ella.

Yo tengo ya mi límite fijado con ella. El día que quiera interferir en mi ritmo de vida o me haga alguna exigencia que afecte la relación con mi esposa, nuetrso sexo infiel se acabará al instante, sin derecho a réplica. Me creo con la entereza para hacerlo de esa manera. Hasta ahora creo que tengo el control de la relación. Ya sé que estas cosas a veces traicionan; pero yo sé que solo estoy viviendo una aventura. Cuando termine de satisfacer mi curiosidad, se acabará todo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *