Sexo con Web Cam Amater

Conocí a “Apolo” en una sala de web cam amater, pero lo que menos me iba a imaginar es que después de un mes de ciberencuentros muy calientes iba a darme cuenta que con quien chateaba era mi cuñado.

mamada

mamadaMuy a menudo visito páginas de videochat, suelo conocer gente muy interesante con la cual pasar el rato, pero nunca más que eso: pasar un rato de cibersexo y pajas frente a la cámara. En una de las ocasiones entré a una página de web cam amater y ahí fue como conocí a Apolo. Me llamó poderosamente la atención su atlético torso, tenía los pectorales y abdominales bien marcados y dejaba entrever su polla mientras se masturbaba. No mostraba su rostro, pero para mi no era necesario, con la polla que tenía entre las manos no me hacia falta ver ninguna otra cosa más. Yo tampoco mostraba el mío, ya que se habían dado así las cosas, me pareció divertido darle un toque de misterio a la situación. Por lo general no doy nunca mi nombre de pila siquiera, es más divertido utilizar alias para cada ocasión ya que el absoluto anonimato es lo que hace tan exitosos estos encuentros.

Es muy común que luego de las primeras experiencias por el ciberespacio se quiera concretar un poco y llevar el encuentro a lo físico, pero con Apolo las cosas siempre fueron diferentes. Los dos disfrutábamos mucho de nuestros momentos de sexo por web cam, él era muy explícito y le encantaba ponerse poses frente a la cámara. Se ponía de espaldas a la web cam arrodillado en la silla y mientras con una mano se pajeaba, con la otra abría su culo y metía sus dedos muy profundo. Eso me excitaba mucho, y yo me imaginaba lamiendo su hoyo y fallándole el culo con la lengua. Con esas imágenes en mi mente la polla se me pone con una piedra, me imaginaba jugando con su culo y a él tragandose mi pedazo lo más profundo que podía. Verlo sólo me hacia desear poder follarlo, abrirme paso en su culo con mi polla aun mojada con su saliva, embestirlo con fuerza y que mis huevos chocaran con sus nalgas.

follando

A la hora de corrernos siempre hacíamos saltar la leche frente a la cam y sobre lo primero que tuviéramos a la mano y a él le excitaba mucho ver como la leche salía de mi polla a borbotones. Casi siempre me corría sobre mi barriga y luego le pedía a Apolo que viniera a lamérmela y él siempre bromeaba que un día iba a aparecerse llamando a la puerta y eso me hacia mucha gracia. Yo sabía que era una forma de decirme que él quería que nos encontremos, pero yo no quise arruinar las cosas. Aunque a Apolo siempre le dije que estaba soltero, yo tenía pareja y evitaba los problemas; y por otro lado tampoco quería cortar la magia de lo que tenía con Apolo, porque así por web cam los dos lo pasábamos muy bien.

mi polla en su culoIntentando dilatar el encuentro, le dije a Apolo que me enviara una foto, aunque sabía que estaba faltando a nuestro “acuerdo tácito”. Sin hacerme esperar, me envió una foto en la que enseñaba el rostro. Yo no podía creer lo que veía, el chico que había conocido en el video Chat amater era el marido de mi hermana! Había estado corriéndome por él, fantaseando con follarle la boca con mi polla y llenarle el culo de leche durante casi un mes, a mi propio cuñado.

No voy a negarles que en el fondo eso me excitó aun más, por supuesto que el encuentro nunca se concretará, pero seguimos viéndonos en el sitio de web cam amater, aunque más esporádicamente. Creo que no debe haberle caído bien que yo no le enviara foto, pero no quiero correr el riesgo de perderlo del todo.

 
 
Para descargar películas porno gay, haz click aquí .  

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *