Sexo Gay en Canarias

Hace poco le fui infiel a mi novio por primera vez; tuve sexo en Canarias con otro chico. Se trataba de un mulato super fuerte que cuando lo vi me encendió mucho y al ver que él me correspondía y quería estar conmigo no pude resistirme.

foto gay canariasMe fui a pasar un fin de semana en Canarias solo. Mi novio no pudo acompañarme por su trabajo. En la piscina del hotel vi a este chico y me encantó su cuerpo. Él también se fijó en mi y ambos nos reconocimos gays de solo mirarnos. La atracción fue instantánea; él se acercó a hablar conmigo y nos conocimos. Él también estaba pasando el fin de semana solo en el hotel. Lo pasamos muy bien charlando. Ya por la noche salimos a tomar algo. Yo sabía desde el principio que todo terminaría en sexo; él me gustaba demasiado y parecía evidente que yo a él también.

Pasamos una noche genial y al volver al hotel la única duda que surgió fue la de a cual habitación nos iríamos. Al final nos fuimos a la de él.

Yo me moría por verle desnudo y tenerle cerca; pero él se hizo desear. No más entrar a la habitación nos comimos a besos. Yo quise arrancarle la camisa, pero el me contuvo. Desde ese momento supe que él tendría el mando. Volvimos a besarnos muy apasionadamente y a magrearnos y él me apretó las nalgas con fuerza.

 

 sexo gay en canarias

 

No me di cuenta en que momento él saco su polla y la metió en mi boca; pero yo la comía con un ansia que él disfrutaba con mucho placer. Lo vi gozar y chupé con más fuerza. Lo escuché gemir y supe que estaba muy excitado. Quise que se corriera y empecé a meter y a sacar su polla de mi boca, succionando con fuerza. Finalmente se corrió y se desplomó en la cama. En seguida me dijo “No te preocupes que ya te compensaré".

Se quitó la camisa y me dejó acariciar su cuerpo. Yo lo disfrutaba mucho; su cuerpo era perfecto. Él sabia que eso me causaba placer; el solo tocarle y sentir su cuerpo cerca.

 amante gay en canariasPronto vi que se recuperaba y empezó a preparar mi culo. Me metió dos dedos y me humedeció con saliva. Yo metí su polla en mi boca de nuevo para que agarrara más fuerza. Cuando estuvo bien tiesa, la humedecí con mi saliva y me puse en cuatro patas. Cuando me la introdujo la sentí entera recorriendo mi culo. Me dolió un poco porque no estaba bien lubricado, solo con saliva. Después me arremetió con fuerza y yo estaba muy caliente. Sus embestidas hacían que el culo me doliera; pero no me importaba; no quería que me la sacara y me gustaba que lo hiciera así con fuerza. Yo comencé a masturbarme con la mano en mi polla y lo escuché de nuevo gritar muy excitado Eso me encendió más y me puso a punto de clímax. Sentí su polla hinchada, a punto de estallar y me corrí. Él, al escucharme correrme, también se corrió casi en seguida.

Quedamos los dos tumbados en la cama y nos dio la mañana. Dormimos y luego nos preparamos cada quien para el viaje de regreso.

Mi novio me pidió que le contara como lo había pasado; pero era obvio que tenía mucho que ocultar. No quise hablar mucho sobre mi viaje.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *