Soy travesti

Cuando conocí a un amigo, él me llevó a un concurso de “drag queens”. Me divertí mucho y conocí a varias de ellas. Ya después empecé a asistir a sus reuniones vestido de mujer. Eso realmente me gustaba; me sentía muy cómodo entre ellas.

Lo de vestirme de mujer llegó antes de saber que era gay. Disfrutaba buscando ocasiones para ponerme algún vestido. Inventaba juegos en las reuniones o simplemente lo planteaba como algo divertido que hacer con mis amigos.

Cuando conocí a un amigo, él me llevó a un concurso de “drag queens”. Me divertí mucho y conocí a varias de ellas. Ya después empecé a asistir a sus reuniones vestido de mujer. Eso realmente me gustaba; me sentía muy cómodo entre ellas.

Un día, ese amigo me llevó a su casa y sacó un camisón de seda, me lo mostró y me dijo que me lo pusiera. Yo lo hice, y al verme me dijo que me veía muy “guapa”. Me sentí muy extraño con su mirada y la forma en que me llamó “guapa”. Me puse un poco nervioso y empecé a reírme nerviosamente. Él se acercó a mi y me besó. La sensación fue muy extraña. Luego metió su mano por debajo del camisón y me tocó el culo. Yo me aparté y volví a vestirme.

Pasé unos días muy pensativo. Trataba de asimilar lo que había pasado. Una cosa era vestirme de mujer y otra que me gustaran los hombres. Me costó mucho. Decidí volver a ver a mi amigo y hablé con él sobre lo que pasaba. Él me habló de sus sentimientos hacia mi y yo flipaba con todo eso. Me contó que él me había estado llevando poco a poco para que descubriera mi sexualidad. Pero que él estaba enamorado de mi y quería que yo fuera su pareja.

En mi casa empecé a ponerme ropa de mujer encerrado en mi cuarto. Me probaba cosas de mi hermana y me veía en el espejo. Empecé a adoptar gestos amanerados y a hablar en falsete. Eso me ayudó un poco; pero me negaba a ser un mariquita.

Seguí hablando con mi amigo y le me guió. Me propuso participar en el concurso de drag queens. Eso me hizo ilusión. Preparé mi vestido y me presenté. Él estaba muy orgulloso de mi. No gané; pero lo pasé muy bien.

Al salir a celebrar con las chicas del concurso él estaba muy atento conmigo. Me llevó a su casa y tuvimos mi primer encuentro homosexual.

Ahora estoy muy orgulloso de mi condición. Sigo disfrazándome de mujer, a veces. Pero lo mejor es que ahora tengo una pareja que me cuida mucho y me quiere.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *