Tengo sexo con una puta gratis

Lo mejor que me ha pasado es tener una amiga puta. 

 putas gratis

Si. La primera vez que estuve con ella empecé como un cliente más; pero ya después que estuve con ella se olvidó del tiempo y del dinero y quiso tratarme como un amigo.

 amante putaCon estas mujeres sus clientes van a lo suyo; le meten mano, se la meten, se la sacan, se corren y yastá. En cambio yo la traté como a una dama; me impliqué; como quien dice. Me olvidé que estaba con una profesional y la traté como si fuera un ligue de esa noche. La acaricié con ternura, la follé con energía, pero sin tratarla como a un objeto y conseguí que ella se corriera, cosa muy extraña en las putas; pero esta se lo permitió conmigo. Supongo que yo también le gustaba. La estrategia dio sus frutos; porque no solo estaba follando a una chica que estaba buenota; sino que también ella sabia muy bien lo que hacía, y me pasé más tiempo del que tenía dispuesto y no pagué al final.

Ella quedó encantada y me dio su número del móvil. Me dijo que ella tenía un piso y que la próxima vez iríamos allí. La chica fue cumplidora. Otra noche que estaba muy aburrido en mi casa pasé por el sitio donde ella trabajaba y cuando me vio se puso muy contenta; en seguida me propuso ir a su piso y subió a mi coche. Dejó el trabajo sin importarle que aún la noche no terminaba.

 

 una puta gratis

 

Esta vez ya estaba yo como un amigo en su casa; me sirvió un trago, puso música y charlamos un poco. Por supuesto todo terminó en folleteo. La follé en el salón, sobre el sofá. Se ve que lo que hacía conmigo no lo hacía con sus clientes; porque incluso parecía más desesperada que yo. Luego me contó que ella no tenía orgasmos con sus clientes; que normalmente no daban para eso y que todo era muy rápido. En cambio conmigo estaba por entero con un hombre.

Ella nunca me pidió mi número de teléfono, ni me preguntó donde vivía o trabajaba. Supongo que si me lo preguntaba, no le habría dicho la verdad. Pero ella sabía que nuestra relación era meramente sexual.

Las putas gratis o las putas pagadas no dejan de ser mujeres. Algunas están muy curtidas de tantos golpes que reciben; pero en el fondo tienen sus sentimientos; como todas.

Yo tuve suerte de que esta puta no tenía chulo que la vigilara o algún enganchado que la acosara. Pero en realidad puede ser peligroso involucrarse con putas. Sobre todo lo que hay que evitar es enamorarse; porque lo puedes pasar muy mal. Al fin y al cabo tú la conociste en ese ambiente y sabias lo que hacía. No vas a venir después con que creías que era virgen. Lo peor es que algunas te las consigues en la calle y ni te enteras de lo que hacen por no conocer sus costumbres y no descubrir sus mentiras.

Además; la goma siempre por delante.

Para descargar películas de putas, haz click aquí.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *