Zoofilia

Este artículo es para comentar una práctica sexual real. Hay gente que tiene este tipo de preferencias y disfrutan el sexo con animales.

No estamos en posición de juzgarlos, ni de cuestionar las prácticas. Partimos de la premisa de que cada quien puede hacer con su vida sexual lo que le haga feliz, mientras no afecte la moral de otras personas.

Sobre este tema conozco algunas anécdotas. Alguna vez estuve en un pueblo rural de un país de Latinoamérica y hablaba con unos amigos sobre la práctica común en pueblos como esos de follar yeguas y burras; sobre todo por jovencitos que se estaban iniciando en ese tipo de cosas. Uno de mis amigos, para demostrarme lo importante que era para algunos chicos tal experiencia, llamó a un grupo de jovencitos que jugaba cerca de donde nosotros estábamos y empezó a bromear sobre el tema. Los chicos se reían y nos comentaban como lo hacían. Que si le amarraban las patas, que si le pasaban una botella sobre el lomo acariciándola para que se tranquilizara, que ellos tenían que montarse en una lata para alcanzar, etc. A uno de los jóvenes, que hablaba muy poco, mi amigo le dijo: “¡tu nunca has follao una burra!”. El chico pilló tal cabreo que parecía que lo hubieran insultado. Decía que fuera con él al campo para que lo viera tener sexo con animales. Total que mejor no haberle dicho nada.

También supe de un hombre que lo hizo con una gallina y esta se le murió estando pegada a él y fue muy difícil despegarla.

En las películas porno vemos chicas teniendo sexo con animales, mujeres penetradas por penes de caballos, mujeres con perros. Cosa asombrosa; dada la dotación de estos animales. Además, la forma del pene de los perros resulta un poco peligrosa; dado que parte de el se queda atascada dentro de la vagina. En internet se pueden encontrar muchas fotos de sexo con animales gratis. En otras películas vemos hombres follar cabras, ovejas y otros animales de corral o ponerlos a hacerles felación.

De los monos dicen que hasta se enamoran de las mujeres y las celan. Así que criar un mono en casa puede ser de cuidado.

En definitiva; lo que a algunos puede parecerles algo repulsivo y grotesco, a otros les resulta algo común y gracioso.

Si se realizan en intimidad, la moralidad de estas prácticas es difícil de cuestionar. A lo mejor un activista de los animales se sentirá muy ofendido; pero lo cierto es que, a parte de parecer repulsivo a ojos de muchas personas; este tipo de prácticas parece no implicar una ofensa a la moral de otros seres humanos, y de los animales no es posible saberlo. A menos que el doctor Doolitle; que habla con los animales, nos confiese un testimonio auténtico en el que un animal se queje. Lo más seguro es que más de un proceso judicial se anule porque el "agraviado" no se encuentre en situación de presentar cargos. 

Compartir

5 thoughts on “Zoofilia

  1. no la practico pero me exita sobremanera ver videos lo mas reales, lo hago a escondida, bueno seria me manden videos..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *